BY  DIANA DÍAZ 

En muchas ocasiones y con la mejor de las intenciones, cometemos terribles errores intentando disminuir y controlar nuestra ansiedad. Es un hecho que la misma ansiedad nos altera tanto, que, en general, nos lleva a tomar decisiones que son contraproducentes para reducirla. Se puede decir que todas las personas que han sufrido un trastorno de ansiedad o simplemente han pasado por momentos de mucho estrés, han adoptado, en algún punto, conductas que han empeorado su situación.

Este es el caso de muchas personas que, por ejemplo, consumen estimulantes. En algunos casos puede ser café o bebidas energéticas, si lo que desean es aumentar su desempeño y rendimiento. En otros casos pueden llegar a consumir alcohol, en busca de algo que los relaje y tranquilice. Ambas opciones, lo único que hacen, es aumentar los niveles de ansiedad. En el caso de las bebidas con cafeína, este ingrediente puede , efectivamente, multiplicar las sensaciones físicas de la ansiedad y, de ser el caso, empeorar los ataques de pánico. El alcohol, por otro lado, proporciona una ilusión de relajación temporal, pero realmente nos hace más intolerantes al estrés.

Frente a este panorama y con la intención de comenzar a evitar estas conductas erróneas, a continuación quiero compartir algunos de los errores más comunes que cometemos las personas con ansiedad, vale destacar que algunos de ellos pueden parecer bastante obvios, mientras que otros son como falsos amigos.

ORIGENYENERGIA-ANSIEDAD2

Pensamientos repetitivos

Este es un error bastante básico. Se trata en pocas palabras, de revivir nuestros errores y pensar demasiado en cada cosa que hacemos o decimos. Este error es muy común sobre todo en personas con ansiedad social, que se mortifican por cada interacción que tienen, reviviendo en su mente cada cosa que dijeron y cada cosa que sienten que hicieron mal. La ansiedad nos hace querer controlarlo todo. Por ello, cuando sentimos que no manejamos una situación de la mejor manera (cosa que sentimos casi todo el tiempo) nos dedicamos a darle vueltas y revivir el momento una y otra vez, como si pudiéramos solucionarlo de este modo. Este comportamiento, yo lo llamaría un falso amigo, pues puede verse como una técnica de afrontamiento para la ansiedad, pero es todo lo contrario, es una conducta que nos mantiene nerviosos y alterados. Muchas veces reflexionar sobre nuestra acciones es positivo y necesario, sin embargo, tenemos que saber cuando detenernos.

Evadir

Es un hecho que evitar algo por completo, en general, perpetúa la ansiedad. Lo peor de todo es que, en la mayoría de los casos no sólo la perpetúa, la agrava, pues se expande. De este modo nos encontramos evitando no sólo aquello que tememos, si no también, aquello que nos lo recuerda. Cuando evitamos algo, la sensación inmediata es de alivio, lo que nos puede llevar a creer que hemos encontrado la solución perfecta y de este modo reforzamos este comportamiento, lo que no nos percatamos es, que en el fondo, el el ciclo de ansiedad se mantiene en constante crecimiento. Lo cierto es que la exposición  a aquello que tememos y no nos agrada es realmente clave para superar la ansiedad, eso sí, una exposición controlada y gradual.

 

Consumir Estimulantes

Como decía al principio, muchas personas con ansiedad, en especial quienes padecen ansiedad social, recurren al uso de alcohol (y otras sustancias), pues creen que esto les alivia su ansiedad. Cabe destacar que, si bien el alcohol es famoso por sus efectos desinhibidores, esto es cuando se consumen bajas dosis, al aumentar la ingesta del mismo, el efecto se revierte, sensibilizando a la persona. Por ende, el alcohol no es una buena manera de controlar la ansiedad ni los nervios, pues lo que produce es es simplemente una ilusión y funciona a muy corto plazo. Lo que sí puede pasar es que desarrollemos una dependencia a esta sustancia y nuestra situación general se vea agravada.

 

Catastrofismo

Una actitud típica de las personas que padecen un trastorno de ansiedad. Se trata de la tendencia a pensar que, lo que va a pasar, es lo peor que puede pasar. Este es un error evidente y en general, quienes padecemos ansiedad estamos conscientes del mismo, pero esto, en muchas ocasiones nos cuesta sacudir estos pensamientos de nuestra miente.

ORIGENYENERGIA-ANSIEDAD

No buscar ayuda

En muchos casos hemos vivido tanto con este problema, que podemos llegar a pensar que es una parte integral de nuestra personalidad y esto nos lleva a creer que no hay manera de superarla, por lo tanto no intentamos buscar ningún tratamiento. Este es uno de los peores errores que podemos cometer. La ansiedad es un trastorno real y para superarla existen muchas opciones efectivas y comprobadas.  Hay un montón de recursos y tratamientos disponibles. Existen terapias, tratamientos farmacológicos y muchos tratamientos naturales y alternativos, que pueden ser efectivos.