CITAS VIRTUALES

¿Qué son las Constelaciones Familiares y para qué sirven?

Las Constelaciones Familiares son un trabajo profundo y sanador en el que podemos esclarecer las dinámicas ocultas de nuestro sistema familiar que nos están afectando. Estás dinámicas tienen que ver con lo que Hellinger, su creador, llama las heridas sistémicas. Heridas del pasado que perteneces a tu sistema familiar.

La constelación no va a ir más allá de lo que uno pone. En el equilibrio entre dar y recibir, la persona asume y agradece su vida como es, y la vida le regalará un cambio. El cambio será proporcional a lo que nosotros soltemos por amor.
El constelador no es el sanador, sólo se pone al servicio de tu destino, tu sistema familiar y de la energía, permitiendo que otras fuerzas (movimiento del espíritu, fuerzas de sanación, resonancia, etc.) trabajen haciendo emerger una nueva realidad de tu propia vida.
Ese movimiento de sanación respeta el libre albedrío de la persona y no irá más allá de lo que la persona entrega, en cuanto a amor, aceptación y respeto.
Por otra parte, no existe sanación individual, la sanación es de todos. La solución es necesariamente una solución buena para todos. Por lo que nos podemos olvidar de los detalles de lo que queremos conseguir. Sólo las fuerzas de sanación saben cuál puede ser la solución buena para nosotros. Y nuestra apertura a la vida como es permitirá que se desarrolle una solución totalmente inesperada y buena para todos.
Los que quieren controlar el curso de su vida, lo hacen durante un periodo y luego necesariamente se les escapará y vivirán la polaridad de su control.
El constelador no va a hacer de padre ni de madre, no es un protector, ni es un mago: no puede cambiar mi destino, ni liberarme de mis responsabilidades o de mis culpas. Tampoco va a poder transformar mis sueños en realidad. Sólo se va a centrar permitiendo que el cliente se conecte con su propio centro vacío, allí reside toda la sanación.
En la nueva constelación familiar, veremos un doble fenómeno:
Delante del cliente y del constelador se van a manifestar las dinámicas ocultas que gobiernan la vida del cliente como miembro de distintos sistemas.
Aparecen los desordenes de los campos(relación de pareja, relación con los inferiores, relación con los progenitores, etc.) a los que el cliente está vinculado.
Y empieza a manifestarse un movimiento de reconciliaciónentre los ancestros, hasta dónde la actitud interna del cliente lo permita.
A su vez, este movimiento de reconciliación libera al cliente de su intrincación.
Lo que ocurre entre cliente y ancestros es totalmente circular, sistémico.
El cliente está conectado con el campo energético en el que se desarrolla la constelación. El cliente está en interacción recíproca con ese campo. Guiado por el constelador, irá haciendo, internamente, afirmaciones sanadoras, reconociendo sin miedo lo que hay (te sigo en la muerte, pago por ti, etc.) y tomando decisiones conscientes (me despido de ti, dejo la culpa contigo, te honro, etc.) que actuarán sobre el desarrollo de la constelación, pues el movimiento del espíritu muestra el camino al cliente, pero no le obliga a tomarlo si él así no lo decide.
Cuando acaba la constelación, el constelador se retira y se olvida, dejando al cliente con toda su fuerza y su nueva autonomía, totalmente abierto a la vida y a su nueva conciencia.
El destino de todos es diferente cuando asentimos con el en amor y respeto.