Renacer

El vocablo renacer es un verbo que procede del latín, integrado por el prefijo de reiteración “re” y por “nasci” en el sentido de nacer, o sea que renacer es volver a nacer, a cobrar existencia o vida, lo cual se aplica no sólo en sentido literal, de que un ser muerto vuelva a vivir (lo que científicamente es improbable), sino también a aquellos que se sentían marginados y ya no lo están, o desprovistos de vitalidad y la han recuperado, a los que estuvieron a punto de perder la vida, y a aquellas cosas materiales o inmateriales que se han destruido o dejado de usarse y vuelven a tener vigencia y utilidad.

  • Retomar sueños y hacerlos realidad es renacer a esa persona que fuimos, que tenía metas y ambiciones
  • Decisiones que nunca tomaron fuerza para traerlas a la vida y murieron en el camino del conformismo
  • Anhelos que abandonamos por otras opciones, algunas veces de alguien más.

Renacer es un acto de profunda fe, retomar lo que dejamos morir consciente o inconscientemente y hacer que renazca en nosotros.

¿Cómo hacer que renazca mi amor por lo que dejé morir?

Volver al principio, recordar que le dio vida.

¿Qué me inspiró inicialmente a amar ese propósito?
Hay cambios drásticos en nuestro camino, nos convertimos en algo que ya no amamos más, en extraños para nosotros mismos, hemos perdido la raíz de nuestra esencia, volver a esa primera decisión a la que se nos olvidó honrar, respetar y ahora es parte de la culpa que sentimos al ver nuestro camino tan diferente a lo que inicialmente planeamos.

Encontrarnos con la realidad y amarla

El rechazo al vernos frente al espejo es una de las causas, amar el presente es un comienzo poderoso, las decisiones tomadas no pueden ser revertidas pero sí transformadas; honra tus errores y dales gracias por el tiempo que te tomó darte cuenta que puedes hacer algo mejor con ellos, ahora, déjalos ir!

Qué hacer con mi presente, nuevas metas

Marca una línea de partida, renace poco a poco, ¡no hay prisa! Las semillas de las grandes decisiones deben alimentarse exactamente como las semillas de la tierra, mucha agua pudre la semilla y la ahoga, poca luz y morirá también, tierra fértil, en otras palabras, háblale a tu tierra. Habla bien de ti de ahora en adelante, di cosas buenas de ti, espera que tus palabras sigan tus actos y comienza a cuidar que alimenta tu cuerpo y tu alma.

Manos a la obra hoy es un nuevo día, es día de RENACER.

origenyeneegia.com
ALHM