¿Que hacemos después de constelar? 

¿Que hacemos después de constelar? 

Lo primero es dejar que la constelación siga su curso.
No tratamos de entenderla ni de despedazarla, eso es lo primero que impide que surja una sanidad profunda.
Cuando hemos constelado a los padres, hermanos, hijos, abuelos, los dejamos con su destino tal como ellos lo escogieron, pues secretamente, ellos lo han escogido, por duro que parezca; ellos pueden con ese destino.
Cuando nos colocamos en medio de los padres y su destino, estamos en una postura implicación, tomando el lugar que no nos corresponde y llenos de arrogancia; nos considerándonos más grandes que ellos. Esa posición nos trae dolor y situaciones donde nuestro sitio, también es tomado por alguien más; un hermano toma mi lugar, yo tomo el lugar de mis hijos y me creo un hijo más de mi pareja, etc. En medio de situaciones a las que no encontraré mi lugar, yo descoloco a alguien y ese alguien descolocará a otros. Así se forma una cadena de familias donde nadie está en su lugar. 


¿Cómo salgo de esas implicaciones?

Dejar a mis padres como padres, con sus acuerdos y pactos; a mis hermanos con sus destinos; y yo, sólo me colocaré en mi sitio, de hermano, hijo, nieto, etc.; los dejas sin preguntas y sin explicaciones.
Me quedo como hij@ adult@ y lo que me faltó, me lo busco yo. No se indaga, no se pide más, se decide como adulto. Las herramientas tomadas de niño son suficientes para la vida que sigue, y esas son las que nos han traído hasta aquí. Ahora podemos elegir seguir la vida y tomar todo tal como nos fue dado, y libres del dolor que nos acompañó desde la infancia. Ahora eso es mi fuerza de adult@.

Facilitadora: Ana Lilia Hernán M.
Citas al: 832-525-6065
constelacionestx@gmail.com