FELICES PASCUAS

Fuí misionera por 10 años y pensaba que dar me haría más feliz y ahora que no soy misionera me doy cuenta que compensaba alguna deuda familiar  y para sentirme bien necesitaba dar.

Hace muchos años, buscaba afanosamente saber más de Dios, dediqué 30 años de mi vida a estudiarlo para darme cuenta que Dios es todo.

Ahora veo que lo de afuera no deja de ser, lo de dentro es lo que cambia, vemos el mundo según la forma en que pensamos, si tenemos heridas miraremos la vida a través de esas heridas.

Ya no me quito el abrigo para arropar a un niño en la calle, ahora muestro el cobijo haciéndole saber a mi prójimo su riqueza interna sus abrigos perdidos en alguna herida de infancia, lo que más disfruto es, cuando ellos miran al espejo y ven el mismo amor de Dios en sus corazones, y yo a Dios en ellos. 

Que en estos días logres sonreir al rostro de Dios más hermosamente creado, EL TUYO.

ALHM