Enfermedad y orden

A través de la enfermedad a veces se hace presente algo que el enfermo no quiere reconocer, por ejemplo: 

una persona,
una culpa,
un límite,
su cuerpo,
su alma,
una tarea y un camino que ha de transitar. 

La enfermedad obliga a realizar un cambio. Por eso el terapeuta forma una alianza con el pedido y el objetivo de la enfermedad, por ejemplo, con la persona excluida, la culpa renegada, el cuerpo despreciado, el alma abandonada, la gracia y oportunidad que se manifiestan en la enfermedad. Cuando eso queda en orden, el enfermo puede vivir mejor. Y también puede morir mejor, cuando llegue el momento.

Bert Hellinger.

De adultos nos dedicamos a sanar lo que no pudimos de pequeños, está en nuestras manos cambiar, miedo, trauma, heridas, etc… 

Si tomas entre tus manos la responsabilidad de tu vida, que solo tú puedes cambiarla, no el marido, ni los hijos, ni los padres; tú solo tú, es tu responsabilidad y realmente si puedes.
Como adulto, eres capaz de lograrlo y crecer en un día y tomar decisiones que no habías tomado en años.
Ese cambio cuántico es posible cuando miras tu propia persona y te das permiso de lograr algo mejor. 

Acepta tu fuerza, date permiso de caminar, dile a tu destino, SI! 

Yo puedo con lo que me toca, yo puedo.

En el adulto, siempre en el adulto.

Paz a ti

AlLHM