LA IMPORTANCIA DE LA MADRE

Bert: Lo muestro con un hecho:
Tuve un curso con muchos participantes… Una mujer tenía cáncer. Le dije ubícate e imagínate que tu madre está frente a ti a cierta distancia, y ahora inclínate hacia tu madre, una inclinación profunda. No lo logró hacer, se mantuvo erguida.

Le dije: No puedo ni debo… no puedo hacer nada por ti y lo interrumpí.

Su marido, un médico, me escribió; un año más tarde pudo inclinarse ante su madre y el resultado fue que el cáncer de su mujer se había retirado.

A través de su madre ella pudo sanar.

Las Constelaciones Familiares tienen un efecto amplio en nuestra salud si nuestra madre tiene un sitio en nuestra alma.

 


AHORA HACEMOS ESTE EJERCICIO PARA NOSOTROS

Cerramos los ojos y contemplamos un problema que tenemos, por ejemplo una enfermedad o algo que no podemos lograr, y ahora miramos a la mamá con agradecimiento, con alegría, en sus brazos felices, y le decimos: “Querida mamá, sólo tú”; y sentimos cómo habita en nosotros, cómo se encuentra en nuestro cuerpo; su corazón palpita en nuestro corazón y nuestro corazón palpita en el de ella.

Este corazón palpita eternamente, el corazón palpita con algo eterno, palpita siempre… hasta después de nuestra muerte… y así interiormente nos experimentamos amplios… y lo logramos de la mejor manera si junto a ella podemos visualizar a nuestro padre.

Nuestra madre, nuestro padre, uno.

Bert: Tú estás junto a mí, pero no solo, al mismo tiempo está tu padre y tu madre, a la derecha tu padre a la izquierda tú madre, y ellos me dicen algo acerca de ti. ¿Sabes qué me dicen?: Que eres maravilloso. ¿Cómo te sientes ahora?

Participante: Bien.