LA IMPORTANCIA DE LA MADRE
[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.22.4″][et_pb_row _builder_version=”3.22.4″][et_pb_column type=”1_2″ _builder_version=”3.22.4″][et_pb_image src=”https://origenyenergia.com/wp-content/uploads/2019/05/sanandomirelacionconmama.jpg” _builder_version=”3.22.4″][/et_pb_image][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_2″ _builder_version=”3.22.4″][et_pb_text _builder_version=”3.22.4″ custom_padding=”1px|||||”]

LA IMPORTANCIA DE LA MADRE

Bert: Lo muestro con un hecho:
Tuve un curso con muchos participantes… Una mujer tenía cáncer. Le dije ubícate e imagínate que tu madre está frente a ti a cierta distancia, y ahora inclínate hacia tu madre, una inclinación profunda. No lo logró hacer, se mantuvo erguida.

Le dije: No puedo ni debo… no puedo hacer nada por ti y lo interrumpí.

Su marido, un médico, me escribió; un año más tarde pudo inclinarse ante su madre y el resultado fue que el cáncer de su mujer se había retirado.

A través de su madre ella pudo sanar.

Las Constelaciones Familiares tienen un efecto amplio en nuestra salud si nuestra madre tiene un sitio en nuestra alma.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.22.4″ custom_margin=”-71px|||||”][et_pb_row _builder_version=”3.22.4″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.22.4″][et_pb_text _builder_version=”3.22.4″]


AHORA HACEMOS ESTE EJERCICIO PARA NOSOTROS

Cerramos los ojos y contemplamos un problema que tenemos, por ejemplo una enfermedad o algo que no podemos lograr, y ahora miramos a la mamá con agradecimiento, con alegría, en sus brazos felices, y le decimos: “Querida mamá, sólo tú”; y sentimos cómo habita en nosotros, cómo se encuentra en nuestro cuerpo; su corazón palpita en nuestro corazón y nuestro corazón palpita en el de ella.

Este corazón palpita eternamente, el corazón palpita con algo eterno, palpita siempre… hasta después de nuestra muerte… y así interiormente nos experimentamos amplios… y lo logramos de la mejor manera si junto a ella podemos visualizar a nuestro padre.

Nuestra madre, nuestro padre, uno.

Bert: Tú estás junto a mí, pero no solo, al mismo tiempo está tu padre y tu madre, a la derecha tu padre a la izquierda tú madre, y ellos me dicen algo acerca de ti. ¿Sabes qué me dicen?: Que eres maravilloso. ¿Cómo te sientes ahora?

Participante: Bien.

 

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]