Una expresión muy común en mucha gente que denota un desequilibrio e inconsistencia emocional.

 

¿LO QUE QUEREMOS ES COMPATIBLE CON LO QUE NECESITAMOS?

Las enfermedades psicoemocionales que bloquean la experiencia de la consciencia se reflejan en estos cuatro tipos de QUERER:

  • QUERER SABER
  • QUERER TENER
  • QUERER SER
  • QUERER HACER

El concepto de la primera enfermedad: ¡QUERER SABER!.

Querer saber es querer controlar, es no querer fluir  o querer aceptar lo que llega sino es negarse a confiar. en realidad el que quiere saber de antemano todo es porque desconfía. Querer saber lo que va a ocurrir antes de que vaya a suceder es amortiguar el impacto que produce la inseguridad. Querer saber cada cosa antes de que ocurra es protegernos ante el desastre de no saber qué hacer con la incertidumbre.

CUALQUIER SER VIVO QUE NO SABE QUE HACER CON LA INCERTIDUMBRE, NO SABE NADA.

UN SER VIVO QUE AFRONTA LA INCERTIDUMBRE CON SABIDURÍA, SE MUEVE NATURALMENTE ASUMIENDO CADA MOMENTO COMO ÚNICO, NUEVO y DIFERENTE.

La vida es incertidumbre en estado puro, es belleza en estado de máxima inocencia porque nunca se sabe lo que va a ocurrir. Por ello QUERER SABER es un mecanismo macabro del inconsciente que quiere perpetuar la intranquilidad y la inseguridad. QUERER SABER calma la ansiedad pero anula el misterio; calma la intranquilidad pero aplasta la magia.

NUNCA SE SABE NADA ACERCA DE NADA PORQUE A CADA MOMENTO TODO ES NUEVO Y DIFERENTE A LO QUE YA SABÍAMOS O CONOCÍAMOS.

EL SABER ES CADUCO ETERNAMENTE.

La consciencia se despierta cuando quien cree que sabe relativiza lo aprendido para abrir un nuevo espacio de descubrimientos espontáneos.

Porque la espontaneidad es LIBERTAD en estado puro e inocente.

QUERER SABER es una de las esclavitudes humanas.

El problema no está en que no podamos saber nada nunca, sino en que creamos que sabemos o que podemos llegar a saber. Creer que sabemos es una ilusión mental, una fantasía producida por los conocimientos adquiridos que intentan convertirse en sabiduría.  Creer que podemos llegar a saber es un proyecto fracasado antes de comenzar, que impulsa a muchos a querer aprender y acumular conocimientos con la idea de que algún día van a sentir la sensación de que saben. Cuanto mas aprendizajes se acumulan mas consciencia se puede tener de que es inútil buscar la sabiduría a través del conocimiento.

La consciencia sabe que no sabe nada y a su vez lo sabe todo porque lo contiene todo.

Cada gesto creativo de la existencia implanta una actitud energética, inherente a todo ser vivo, que le prepara para afrontar la sorpresa con un gesto de asombro. La única preparación posible es no estar preparados sino abiertos y disponibles a lo que nos llega.

La fluidez y la espontaneidad están íntimamente relacionados con la gracia y el encanto.

la sorpresa y el asombro están íntimamente relacionados con la magia del carisma.

SER es NO SABER.  y cuando comprendemos que no sabemos, se abre una ventana por la que podemos descender al plano de la realidad, de lo concreto, de la vida misma.  No saber es salirse de la mente, es fugarse del refugio de la razón hacia el encuentro con lo desconocido.

No saber conduce al Ser, y el Ser nos conduce directamente al corazón y a la consciencia.

El corazón es puro sentimiento, la consciencia es pura sabiduría, el sentimiento nos guía a través de la intuición, la sabiduría nos guía a través de la confianza. UN CAMINO MARAVILLOSO.

Para cualquier mente programada todo esto es una auténtica locura. ¿Salir del intelecto? ¡Fuera nada es seguro ni conocido…! pero es el umbral de una espiritualidad que nos llevará a vivir la vida desde la frescura y la originalidad.

“BIENVENIDOS A LA VIDA A TODOS LOS QUE SE BAJEN DE LA TORRE DE CONTROL”

la ventana ya está abierta…