Una visión global de la pareja

pareja

Hay ciertas cosas “invisibles”, o al menos no tan visibles, a tener en cuenta en la relación de pareja. No nos comprometemos solamente con la persona a la que amamos, porque esa persona, al igual que nosotros, no está aislada, sino que pertenece a una familia, a un sistema familiar completo.

Más allá de un hombre y una mujer que se gustan y se enamoran, debemos entender que existen otras fuerzas que hacen que se unan, fuerzas que surgen de los sistemas familiares y que buscan ordenarse, para sanar y para perpetuarse. Y las dos familias encuentran en la pareja su continuación: los hijos.

Así pues, si somos capaces de tomar en nuestro corazón, no solo a la persona amada, sino también asentir a su familia, el vínculo se hará más fuerte y sólido.

Al mismo tiempo, para que la relación tenga éxito, ambos miembros deben haber madurado como hombre y como mujer y haber sabido tomar la fuerza de sus antepasados para formar una nueva familia libre de cargas sistémicas.