sexualidadLo primero en la pareja es la relación sexual. Es la cumbre de una relación de pareja, el punto más alto. Sólo a través de la consumación del acto sexual la pareja se convierte verdaderamente en pareja y la sexualidad es la cumbre. A través de la consumación del acto sexual, la pareja se pone al servicio de la vida y enseguida tiene un efecto, el acto sexual une a una pareja para una vida entera.  Ya no se pueden separar porque se han puesto al servicio de la vida. Por el acto sexual hay un vínculo para toda la vida, la pareja no puede separarse después sin un profundo dolor y con un sentimiento de culpa, que muestra que ahora están vinculados el uno al otro. Están vinculados por Dios en el servicio a la vida. Por esto la unión sexual es la relación humana más profunda que hay y la relación sexual es una tarea.

Se dice que la atracción sexual va disminuyendo con el tiempo y para que esto no ocurra y progrese de un modo profundo, la sexualidad es una tarea de amor. Entonces y a través del acto sexual, el amor se renueva. La unión sexual vincula a la pareja permanentemente y cuando el amor se enfría, se renovará a través de la relación sexual. Pero el hombre tiene que seducir a la mujer, ganar a la mujer para esto, con amor y con respeto.

¿Cuáles son los obstáculos para este amor? La traición. Cuando el marido le cuenta a sus amigos como es la relación sexual con su esposa, actúa como un adúltero, es decir la mujer es traicionada. Y cuando la mujer le cuenta a sus amigas como es la relación sexual con su marido, ella está traicionando a su marido y entonces la relación sexual sufre por esa traición. ¿Cómo se puede superar el daño hecho con esta traición? Con una renovación del amor, como cuando se inició, con un profundo respeto mutuo.”

Con la sexualidad entramos en el ámbito más sagrado de la relación de pareja, por eso no se debe indagar ni preguntar, ni apenas intervenir. Se deben buscar las causas de los problemas por separado, la mujer en su sistema y el hombre en el suyo propio, con el máximo respeto a la intimidad de la pareja.

“Cuando existe un problema en la sexualidad de la pareja, hay que apoyar al hombre en sus ancestros masculinos, y a la mujer en sus ancestros femeninos. Y cada uno dice al otro: Tú eres más que mi madre, eres mi mujer y soy feliz contigo como esposa. Tú eres más que mi padre, eres mi esposo y soy feliz contigo como esposo.”